Dirigir


Dirigir la mirada hacia dónde uno quiere o conectar con aquello que nos hace bien.

Asumir que seguir nuestro camino no es dar la espalda, es ir hacia la verdad.

Observar que los "tengo que" o los "debería de" son veneno para el ser.

Darse cuenta de que seguimos patrones familiares, sociales, de género o de cualquier otra índole, que ni son nuestros, ni nos gustan, ni nos hacen bien.

Apagar el automático de nuestra mente y confiar. Confiar en los instintos, en el sentir, en lo que nos hace vibrar.

Deshacerse de "papeles" que ya no nos apetece interpretar. De hijo o padre perfecto, de amiga o compañera ideal.

Saltarse normas que no sólo nos parecen ridículas, sino que van en contra de todo nuestro ser y sentir.

Saber distinguir quién nos gusta de quién no lo hace.

Integrar el verdadero significado del verbo amar.

Todas esas cosas pueden parecer difíciles de alcanzar o puede darnos vértigo caminar o saltar hacia ellas.

Sin embargo, son la clave para alcanzar la "libertad".

No dejes de mirarte.

Estás a un paso de la reconciliación.

Prueba la Fotografía Consciente.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Proceso