Mirarse y ser vist@





Me acuerdo perfectamente de la primera vez que me hice consciente del miedo a ser vista. Estaba estudiando fotografía y uno de mis profesores me pidió hacerme fotos para su nuevo proyecto. Haciendo un esfuerzo dije que sí, hicimos la fotos, aprendí mucho de fotografía y me marché a mi casa.

Días después el profesor me mandó un correo electrónico diciendo que mi retrato no le encajaba para la selección final y adjuntó la imagen a medio editar. Lo que vi en ese retrato es lo que me ha traído aquí.

Recurro mucho a aquella fotografía a la hora de trabajar, me gusta mostrarle a la gente dónde empezó todo y hacer de ejemplo de cómo, en general, vivimos.

Ese es el motivo principal de esta cuenta, mostrar patrones de pensamiento y/o actuación utilizando mi imagen como ejemplo.

Empatizo tan bien con el miedo a mirarse y ser visto porque yo he vivido ahí muchísimo tiempo, hoy en día sigo aprendiendo a aceptar el ser vista y reconocida.

He vivido en mis carnes el poder transformador, regenerador y sanador que tienen las imágenes y las herramientas para gestionar aquello que nos muestran o remueven. Y no paro de sorprenderme cuando venís a una sesión.

Sé que no hay nada malo en el miedo, como tampoco lo hay en aquello que vemos de nosotros y nosotras, nada.

Aunque lo que esa imagen me mostró y removió cambió el rumbo de mi vida, eché de menos alguien que me diera la mano en ese giro inesperado, para eso estoy aquí.

Nada me hace más feliz que acompañarte en ese maravilloso reencuentro.

Mírate y descúbrete.


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

@2005-2020 Rocío Jurado Fuentes

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now